hasta siempre, Arturo Corcuera

http://laprensa.peru.com/

¿PARA QUÉ SIRVE UN DEBATE?

Publicado: 2016-05-26


Para nada útil en realidad. Por supuesto, tiene varios usos inútiles:

1. Sirve para confrontar propuestas, entiéndase buenas intenciones (en el mejor de los casos) o mentiras (en el peor). Las propuestas no son hechos, son las cosas que se nos han ocurrido y que creemos nos darán más votos. Sonrío de costado cuando  escucho  a  alguien  decir  que  prefiere  las  propuestas  de  uno  u  otro candidato. Todavía seguimos esperando  el  balón  de  gas  a doce  soles,  como “propuso” el candidato que ganó las últimas elecciones.

2. Sirve para que los candidatos se den “buenos golpes”, es decir, se “saquen sus trapitos”, “muestren sus cochinaditas”, o en buen castellano, compitan en ingenio para ver quién puede crear la frase más corrosiva, apelando a algún error que el otro cometió, a algún hecho pasado oscuro o sin aclarar. Celebramos los golpes como en una pelea de box, y claro, agrandamos los derechazos que da nuestro candidato y minimizamos los del rival. Pienso que un debate deja con los ojos morados y las costillas rotas a ambos contendientes.

3. En esta misma línea de combate, sirve para que se desprestigien mutuamente y por  televisión  en  directo:  “Calla viejo”,  “tu papá ratero”,  “gringo vete del Perú”, “devuelve la plata de tus estudios”, “Lobista”, “corrupta”, “Candidato de los ricos”, “ociosa que nunca trabajó en su perra vida”, “Te fuiste a EE.UU. 8 días en plena campaña”, “faltaste 500 veces al congreso en 5 años”, "vende patria", "mala hija", “viejo pituco”, “china loca”… perdón me emocioné.

4. También sirve para comparar promesas. ¿quién promete mejores cosas? Como si  las  promesas  de  campaña   se  sustentaran   en  una  base real.   ¿Realmente creemos que van a cumplir todo lo que prometen? Estadísticamente sabemos que los candidatos prometen 100 y cumplen 10.   “Debemos prometer lo  que creemos que la gente quiere, ya cuando ganemos se  verá, trataremos de  cumplir y si no se puede, improvisamos y ya.” (En las últimas elecciones un candidato que no pasó a la  segunda  vuelta  prometía  la pena  de  muerte para  los violadores de niños ¿no saben los electores que no podemos aplicar la pena muerte sin salirnos de tratados internacionales que hemos firmado?  ¿lo  sabe  el  candidato  y  lo  usa demagógicamente? ¿lo ignora?

5. Por último también sirve para hacernos creer a las masas que podemos votar de forma  informada,  de   que  podemos   elegir,  de  que  podemos   tener  un  voto consciente.   ¿Acaso  el  peruano   vota  con   la   consciencia?   No,  mi   querido compatriota, los peruanos votamos con las vísceras, con el corazón, el hígado, los riñones y, a veces, hasta con los  intestinos.  “Yo vi  el debate y  por eso mi voto es informado”, mentira, un debate no te informa, el debate apela a tu percepción, a tu simpatía,  a  lo que  quieres oír,  a resaltar  que  el otro es  más malo  que yo.  Estar informado es conocer sus biografías, sus currículos de vida, lo que  hicieron  en  el pasado,  como  tratan  a  la  gente,  qué  tipo  de  personas  son.   Las  personas informadas no necesitan un debate para decidirse.

No pues, un debate no sirve para nada útil. Deberíamos hacer como las empresas cuando buscan un gerente o un administrador (en realidad para cualquier cargo): ver el currículum. Allí hay  cosas reales, lo  que hiciste, lo  que lograste, de  dónde vienes, qué sabes hacer, que habilidad tienes, cuál es tu gracia. Tal vez esa sea la mejor forma de elegir: por el pasado (lo que hizo) y no por el futuro (promesas que solo Dios sabe si podrá cumplir).

Algún día los peruanos nos daremos cuenta que al votar no deberíamos pensar en lo bien que se disfraza el candidato cuando va a una comunidad campesina, ni si come chicharrón o ceviche en el  mercado; no  deberíamos  tener en  cuenta si es hombre o mujer, o si tiene 40 o 70 años; deberíamos tomar en cuenta su pasado, sus capacidades y si podrá  gobernar  con  eficiencia solucionando los problemas que tenemos (que son muchos).  Un  presidente  es  un empleado que contratamos por 5 años para que administre nuestra plata, para que nos dé seguridad, para que lleve nuestra empresa hacia adelante y solucione nuestros problemas, viene además con equipo de trabajo incluido ¿No deberíamos ser más exigentes?


Escrito por

Tomás Carlos Barriga

Comunicador Social, Docente Universitario y escritor desolado.


Publicado en

Las Crónicas de Uqbar

Otro sitio más de Lamula.pe